Eddm.es

«LOS ESTADOS SE HAN DADO CUENTA QUE LOS EQUIPOS MILITARES ESTÁN OBSOLETOS»

Miguel Ballesteros MEDMA

MIGUEL BALLESTEROS, DISEÑADOR AERONÁUTICO Y PROFESOR DE MEDMA, REFLEXIONA SOBRE EL ESTADO DEL SECTOR AERONÁUTICO CON LA INVASIÓN RUSA, LA PANDEMIA Y EL IMPACTO AMBIENTAL COMO EJES PRINCIPALES

Miguel Ballesteros Gila (Segovia, 1978) trabaja como Ingeniero Aeronáutico en el área de Diseño en Capgemini Engineering, empresa anteriormente conocida como Altran. Sin haber terminado la carrera, ya comenzó a trabajar coincidiendo con el inicio del A380. Desde entonces enfocó su carrera profesional en España, aunque “siempre quise explorar otros destinos, pero en España me quedé”. Además, es profesor del Máster en Diseño Mecánico Aeronáutico (MEDMA) de EDDM.

Dada su larga experiencia en el diseño aeronáutico, así como su larga trayectoria como profesor, es una voz autorizada para analizar la situación del sector aeronáutico. Ha participado en proyectos muy importantes para el sector español. En la parte civil estuvo presente en el desarrollo del ya mencionado A-380 o en el A350 donde participó “desde la definición más absoluta hasta los ensayos más importantes”.

En la rama militar intervino en el desarrollo del tanquero A-310 MRTT (primer demostrador que se hizo en España), en el A-400 y en el C-295. “Siempre estuve en estructura gorda, pero en el 295 entré a cabinas y equipos, descubrí que entregar paracaidistas o entregar cargas muy grandes suponen un gran reto por los requerimientos que hay”, explica Ballesteros Gila.

Además, en I+D+I trabajó en el proyecto Clean Sky sobre un 295, y actualmente se encuentra en un proyecto de industria 4.0 basado en la digitalización, trazando con big data del comienzo del diseño hasta el producto, basándose en lo que en Porsche han denominado Gemelo digital. Repasando lo que fue su trayectoria profesional afirma que, “he tenido mucha suerte porque siempre he conseguido involucrarme mucho tiempo en los proyectos y me da un conocimiento transversal de todos los procesos”.

 

Perspectiva de futuro

En estos tiempos, marcados por la pandemia del Covid19 y la Invasión de Rusia en Ucrania, Ballesteros cree que son tiempos difíciles para el sector pero que aun así puede haber un gran repunte en próximos tiempos. “Hemos pasado de un mercado de carga civil muy grande a una carga de componente militar muy grande. Los estados se han dado cuenta que muchos de los equipos que tenían estaban obsoletos, esto va a conseguir que haya mucha inversión, por lo tanto, se va a mover mucho el mercado”, apunta.

Los datos que apuntan medios especializados prevén que se va a invertir mucho gasto en evoluciones nuevas. “El F18 se ha decidido, por ejemplo, alargarle la vida útil pero también hay programas con nuevas evoluciones y proyectos. El Euromale hay que ver como se renueva”, señaló. Además, también hay singularidades como los drones pequeños, que antes no entraban “en la doctrina habitual” de armamento, como ha sucedido con el Dron turco llamado Bayraktar . “Un dron barato y que está dando un buen resultado al ejército ucraniano. Después de esto, pues muchos estados van a querer elementos similares”, reflexiona.

 

Materias primas

El problema de abastecimiento está complicando la situación del sector y está obligando a crear nuevas vías de abastecimiento. “Esto ya se sufrió durante la anexión de Crimea por parte rusa en 2014. Rusia es uno de los países que más exporta aluminio”, explica Ballesteros. “El titanio también se está viendo afectado porque Rusia tenía muy buenos acuerdos con EEUU. Había una gran inversión de occidente en materia primas con Rusia, cosa que ahora no, y está afectando, aunque se está consiguiendo por otras vías como la china”, argumenta.

Otro de los problemas que señala Miguel Ballesteros actuales, es el de la adquisición de las llamadas las tierras raras, los materiales de componentes como el lantano, que antes llegaban en buena parte de Rusia y de Ucrania,  pero que ahora “se están buscando y encontrando otros productores”.

“No solo nos afecta la guerra en tema de materiales, si no en diseño, Boeing tenía centros muy grandes en Moscú y Kiev. Eso se ha perdido y hay problemas de clientes. Rusia tenía más de 500 aviones alquilados se ha quedado con ellos… después de todo esto entra también los temas energéticos, para los autoclave, la maquinaria….”, asevera este diseñador aeronáutico.

miguel ballesteros clase medma

                                                               Miguel Ballesteros dando clase en el Máster en Diseño Mecánico Aeronáutico

Futuro postpandemia

A pesar de la pandemia, el sector civil, según este profesor del MEDMA, es un momento para mirar el futuro con optimismo ya que “no hay un momento de indecisión y eso es positivo”. Cree que por lo mostrado en la feria Dubai Airshow 2021, el sector está “moviéndose”, aunque dicha feria se produjo antes del inicio de la Invasión.

Ballesteros considera que en la parte de mundo civil los inversores “están pensando en renovar muchísima flota” y, sobre todo, están despuntando los cargueros porque “con el problema del tráfico marítimo lo que antes no interesaba mover en avión ahora sí”. En la parte militar, se está ante un momento de buenas oportunidades porque “los gobiernos se han dado cuenta de la importancia de tener unas altas capacidades de transporte, como se ha demostrado con el transporte de material médico en la pandemia o en el desalojo de Kabul”.

 

Aeronáutica y medio ambiente

La sensibilidad hacia el medio ambiente está latente en la sociedad.  Recientemente, en la COP26 de Glasgow, los activistas pusieron el foco en el transporte aéreo y en el sector aeronáutico. Además, medidas como las del gobierno francés de limitar los vuelos de corta distancia pueden afectar al sector, pero para Miguel Ballesteros supone “una oportunidad de transformación”.

“Las emisiones de CO2 del sector aeronáutico es de un 3% sobre el total. Aunque, no es una cifra excesivamente alta, hay que reconocer que los fabricantes se han dado cuenta por fin de esto y se está empezando a mitigar esta situación”, explica. La mejora de motores, de alas, de materiales y la búsqueda de optimizar los pesos “está consiguiendo ahorro de combustible” por lo que eso conlleva “una reducción de emisiones de hasta un 21%”, explica el profesor del MEDMA.

Por otro lado, Ballesteros Gila explica que las nuevas investigaciones en el desarrollo de drones eléctricos y las nuevas operaciones eléctricas hacen que se esté mejorando el impacto ambiental del sector. “Se están dando pasos muy importantes pero el sector debe continuar por este camino. No solo supone reducción de emisiones, sino reducción de costes e innovación para otros ámbitos”, aclaró.

La innovación siempre es una rama muy importante en el sector aeronáutico. “Nos falta mucho por andar y a mí me gustaría que hubiera un I+D+I más supervisado”, lamentó Ballesteros Gila.  “Nos falta muchos hitos y valentía, somos conscientes de ello, pero creo que se va mejorando poco a poco, aunque deberíamos aprender de los procesos en otros países.”, explicó.

 

Formación en ingeniería

Miguel Ballesteros Gila lleva muchos años como profesor del Máster en Diseño Mecánico Aeronáutico (MEDMA) en EDDM. Para él, una formación como MEDMA supone una ventaja para las empresas: “Los alumnos -del MEDMA- llegan con una formación adecuada para desarrollar su trabajo desde el primer día, ya que con los tiempos de los proyectos actuales es imposible darles la atención suficiente en su aprendizaje”.

Además, los estudiantes del MEDMA, suponen un “gran beneficio para la empresa porque los preparamos para el procedimiento real, herramientas y métodos que se utilizan en la empresa privada. El alumno de MEDMA -argumenta- es como fruto de temporada, cuando está disponible, desde las empresas aprovechamos para recolectar estos perfiles”.

“Actualmente, la universidad española es muy académica. Al final los ingenieros españoles están muy valorados en otros países en la parte académica, pero adolecen de otros conocimientos, estos son los que adquieren con el MEDMA”, explica Miguel Ballesteros desde su vinculación a la formación. El sector aeronáutico está en un “momento valle” pero con esos proyectos tan interesantes que van a salir “se van a necesitar ingenieros de diseño mecánico, de sistemas eléctricos, de cálculo estructural y de fluidos”, concluyó Miguel Ballesteros.

¿Tienes alguna duda?